Dorian Wood es un músico y compositor norteamericano asentado en Los Ángeles que acaba de publicar su nuevo disco “Rattle Rattle“ y donde se dan la mano el gospel, el blues bastardo, Antony Hegarty o Tom Waits, entre muchas otras cosas, convirtiéndole en uno de esos artistas underground al que habrá que ir prestando algo de atención.


 


“Dorian Wood, lo dice él mismo, no está aquí para consolarte. De padres costarricenses, Dorian nació en algún momento de los 70 en Los Ángeles (California). Tras su paso por el Conservatorio de Castella de Costa Rica, regresó a Los Ángeles para hacer de su arte un arma arrojadiza y poderosa. Ilustrador, artista performance –ha actuado junto a la reina del género, Marina Abramovic– y músico imprevisible, Dorian Wood es la máxima creación de un talento integral que inspira/expira arte.


 


De raíces latinas, gay declarado y comprometido con las injusticias contra las mujeres, su música será entendida por todo aquél que alguna vez se haya sentido incomprendido. Su forma de expresarse es la de quien sube a un púlpito para entonar un manifiesto, y conecta con el imaginario oscuro, desgarrador y bellamente perturbador de iluminados como Nina Simone, Scott Walker, Antony Hegarty (Antony & The Johnsons), David Tibet (Current 93) o Nick Cave. Intimidante de una forma casi irracional, en la escala de pureza, Dorian Wood es un diamante perfecto.


 


Rattle Rattle, su tercer elepé y el primero editado en vinilo, es una ópera popnográfica. Para la creación del disco, Dorian puso en marcha un crowdfunding que permitiera la grabación de un trabajo ambicioso en su contenido y también en su forma: para él contó con más de 60 músicos entre los que se incluye un coro de 45 integrantes bautizado para la ocasión con el evocador nombre ‘The Difficult Women’.


 


Con arreglos clasicistas que colisionan como atrapados por una tormenta, y sin miedo al miedo, a lo largo de sus 10 canciones (más dos temas extra sólo disponibles en la edición en vinilo), Dorian reflexiona sobre temas como la fe (La fe es incómoda cuando te cortan las manos y los pies, canta en “Glassellalia”) y el cuerpo (He sido una puta hasta las lágrimas, en “The Useless Servant”)” (Inzona).