Comienza la ruta en A Canda, para continuar hasta  A Gudiña, seguiremos por la autovía A-52 hasta Verín, donde se encuentra su tradicional barrio de San Lázaro con su capilla, el Convento de los Mercedarios, así como los antiguos Balnearios hoy dedicados a la producción de agua minero-medicinal.

Convento de los Mercedarios

Su primitivo emplazamiento fue en Monterrei. Se fundó en 1484, por iniciativa del conde D. Sancho Fernández de Ulloa. Por la importancia defensiva del castillo, la comunidad se instaló en Verín en 1557. El convento está situado en la plaza que lleva su nombre. Consta de dos partes, una destinada para la comunidad y otra para el culto. La actual construcción corresponde en su mayor parte al siglo XVIII. Se aprovecharon para ello piedras traídas de Monterrei; en obras recientes han aparecido piedras labradas, incluso una fechada en 1603, restos de arcos, trozos de columnas y signos lapidarios iguales a los de Monterrey. En la parte externa destacan la torre y la fachada. La torre es de composición barroca, construida en 1738 según una inscripción.

También destacan sus vinos D.O. Monterrei; la mayor parte de los vinos de la denominación son deliciosos vinos blancos, frescos, afrutados, hechos con las variedades autóctonas Godello, Treixadura y en algunos casos con pequeñas aportaciones de Dona. Monterrei produce un abanico de excelentes tintos jóvenes y envejecidos en barricas de roble, todos ellos elaborados con variedades autóctonas. La mayoría son elaborados a partir de la variedad Mencía. Branca.

Saliendo de Verín hacia Ourense nos encontramos un desvío a mano derecha que nos lleva a la fortaleza de Monterrei, actual parador que preside un hermoso valle, con una espléndida panorámica, que abarca varios kilómetros, a su lado se sitúa el Parador de Turismo.

Castillo de Monterrei

El monumental conjunto fortificadote Monterrei constituye la “Acrópolis” más grande de Galicia, y forma un conjunto de evidente interés. Posee tres recintos amurallados y entre los otros elementos imprescindibles destacan la Torre de Homenaje y  la Torre de las Damas.

La Torre de Homenaje es lo más destacado del Castillo. Sus proporciones son consideradas, con muros de gran grosor y elevada altura (22,5m), lo que confiere un carácter impresionante.

La Torre de las Damas, del siglo XIV, es de proporciones más reducidas y contigua al palacio.

Dentro del recinto del castillo también se encuentra el Palacio de los Condes, de época renacentista, posee grandes galerías de arcos rebajados. Las columnas de dicha galería llevan un escudo distinto cada una de ellas.Este palacio fue construido en el siglo XVI y comienzos del XVII.

Pertenece al conjunto, la iglesia parroquial de Santa María es un templo de estilo gótico de dos siglos XIV al XV, con una sola nave cubierta de madera rectangular con bóveda de crucería. Destacan en lo artístico un bello retablo gótico de piedra y la portada lateral, formada por tres arquivoltas muy decoradas y el tímpano presidido por Cristo y un Tetramorfo.

Muy cerca de la fortaleza se encuentran los restos de otra fortificación denominada Atalaya, fechada del 1664 y que servía de complemento defensivo.

Abierto de lunes a domingo de 10:30 a 19:00 h.

Cogiendo de nuevo la autovía nos dirigimos a Xinzo de Limia con su Iglesia de Santa Mariña.

Iglesia de Santa Mariña

También llamada Igrexa Vella, está vinculada a la célebre mártir Santa Mariña (Patrona del municipio). El templo conserva su estilo original; la estructura, la fachada y una torre de arco liso con un arranque de finales del siglo XII; muestra una portada románica en la que sobresalen una serie de columnas con pilares adosados y capiteles decorados con relieves que representan vegetales, caras y figuras de diseño arcaico. Rodeando las arquivoltas una banda de cabezas de clavo, elemento típico de las iglesias románicas de A Limia.

Si nos desviamos por la carretera provincial a Vilar de Barrio nos encontramos con el pueblo de A Pena famoso por su torre desde donde observamos una espléndida vista panorámica de la Comarca de A Limia, a continuación y por la misma carretera, llegamos hasta Trandeiras donde se encuentra la Iglesia de San Pedro y el monasterio de O Bon Xesús.

Monasterio de o Bon Xesús de Trandeiras

El convento de O Bon Xesús da Limia tiene su origen en la leyenda que habla de unos caballeros portugueses que encontraron una imagen de Jesús niño y, para cobijarla, edificaron una capilla.

Las dependencias conventuales son una romántica ruina. Lo más sobresaliente es el claustro, que sólo conserva el cuerpo bajo. Estilísticamente es una mezcla de renacentista y gótico flamígero. La iglesia conserva de su primitiva construcción la hermosa fachada, pues el resto fue remodelado después de ser asolada por un incendio en 1668. De la fachada destaca su magnífica puerta gótico-plateresca con influencias de estilo Manuelino. El interior, de amplia nave se cubre con bóveda de nervios sobre arcos de descarga. Conserva interesantes retablos barrocos con hermosas policromías.

También desde Xinzo y tomando la carretera comarcal OUR-301 que va en dirección Bande, podemos dirigirnos al Ayuntamiento de Porqueira, en donde nos encontraremos en su capitalidad A Forxa, otra torre. Ya desde la propia autovía podemos observar la Torre de Sandiás, se alza sobre un antiguo castro a la orilla de la Lagoa de Antela, dominando un amplio campo de visión.

Torre de Porqueira

La fortaleza de A Porquería es la única que en la actualidad se puede visitar el interior y de la antigua fortaleza que fue residencia de García I sólo queda esta torre sólida y austera de silleria de granito y muros con la puerta románica en lo alto de la escalinata y unos ventanucos. Se levanta en el centro de una plataforma correspondiente a una fortificación mucho más compleja de la que solo queda una muralla arrasada.

Torre de Sandiás

En cuanto a la Torre de Sandias hoy es una torre resquebrajada y abierta en canal de la que prácticamente sólo se conservan sus muros de más de cuatro metros de grosor. En 1368 fue asaltada por el duque Lancaster; los Irmandiños también entraron y prendieron fuego en el castillo. Mas tarde fue posesión de los señores de Maceda, del conde de Benavente, del marqués de Viana y, finalmente, de la casa Santana y Monterrei.

Otra opción es acercarnos hasta el pueblo de Rairiz de Veiga, con su afamada Romería de A Saínza e interesantes enclaves culturales como la Aldea de Congostro y naturales como As Veigas do Limia.

Aldea de Congostro

La rehabilitación de la Aldea de Congostro constituye un buen ejemplo de recuperación arquitectónica y etnográfica que permite tanto a vecinos como a visitantes conocer y valorar la historia del ayuntamiento. La recuperación de los talleres característicos de Congostro como el del «telleiro», herrero o carpintero; la estructura de aldea de interior ourensana con barrios agrupados alrededor de las eras, o las construcciones más representativas de su sistema social y económico tradicional – «canastos», hornos, molinos, casas de labranza pretenden ser algo más que una simple recreación de un tiempo pasado; el objetivo es recuperar la memoria para transmitirla a las generaciones futuras. 

Desde aquí podemos continuar hasta Vilar de Santos para visitar el Museo da Limia, regresando luego a la autovía.

Museo da Limia

La manifestación de la vida y del saber tradicional del territorio se refleja en el «Museo da Limia». Sus dependencias recrean elementos de la vida tradicional; pero su singularidad, por lo que ha sido reconocido y premiado, es que los guías son vecinos que hablan de su propia vida y de los objetos que forman parte de ella. Su trabajo no termina dentro de las cuatro paredes del museo, también en las aulas agrarias muestran a los visitantes como cocer el pan en los hornos comunales, como cultivar el lino y transformarlo en fibra textil en un «obradoiro» de telares o como practicar juegos tradicionales como «A Porca».

 

La ruta continua  por Allariz uno de los conjuntos históricos más importantes de Galicia, para llegar a Ourense donde los peregrinos entraban por Seixalvo, interesante conjunto etnográfico.

Seixalvo

Dice la copla popular que el pueblo de Seixalvo tenía a la entrada una iglesia y a la salida una ermita. Y, en cierto modo, así lo verían los peregrinos antes de acercarse a Ourense, atravesaban esta villa. Aún hoy en día primero (a la salida) bordean la capilla de Santa Águeda y abandonan el lugar con la iglesia parroquial de San Breixo. Aquel núcleo medieval articulado alrededor de la rúa Maior, la Praza Maior y la rúa Nova, pervivió hasta nuestros días. Tanto es así, que en el Plan General de Ordenación Urbano de 1986 se le clasificó como Núcleo Rural de Interés Histórico-Etnográfico. Destaca que a tan poca distancia del centro urbano permanezca un núcleo con el tipismo y valor rural tradicional. El trazado de disposición de calles y plazas, la tipología y los materiales empleados en la construcción de las casas, son lo primero que asombran al visitante. A ello habremos de añadir elementos como los cruceros (destacar los dos platerescos, uno ante la citada capilla y otro en la Praza Maior) o las tradicionales fuentes.  

De Ourense cogemos la nacional 525 hacia Cea, desde la capitalidad municipal por una carretera local llegamos a  Santa  María de Oseira , monasterio fundado en el año 1137 , de aquí la ruta continúa  por Piñor, O Reino y  A Corna en dirección a Compostela.

Santa María de Oseira

Monumento Nacional

Situado al pie de la Serra Martiñá, tiene sus origenes en los monjes venidos de Claraval. Ya antes había un monasterio fundado por unos pocos eremitas. En 1141 decidieron seguir la Regla Cisterciense.

De gran importancia y poderío, fue el monasterio más representativo del Cister en Galicia. Sus dominios alcanzaban Marín y A Lanzada en Pontevedra y Chantada en Lugo. Recibe su nombre de la antigua abundancia de osos que poblaban la zona.

El monasterio, que se conoce con el sobrenombre de «El Escorial gallego», comenzó a construirse durante la segunda mitad del siglo XII. La salida de los monjes en 1835 y su regreso en 1929 son los dos momentos históricos más relevantes para el monasterio. La iglesia, con elementos góticos y barrocos, es la parte más importante de este conjunto monumental. La aportación renacentista se aprecia en la sacristía, en la Escalera de los Obispos y en el patio de los Pináculos. De estilo barroco son los patios de los Caballeros y Medallones; así como la Gran Escalera de Honor.

Destaca también la biblioteca artística, de gran valor documental junto con la Sala de las Palmeras obra del siglo XV es un espacio abovedado por complicadas bóvedas estrelladas, cuyos nervios arrancan de imaginativas columnas estriadas.

En 1989, la Unión Europea concede el premio «Europa Nostra» a los monjes, tras llevar a cabo ellos mismos la restauración del edificio.

Visitas de lunes a domingo a las 10:00, 11:00, 12:00 15:30, 16:30, 17:30 y 18:30 h. Los domingos y festivos, por la mañana sólo hay pase turístico después de la misa monástica, aproximadamente a las 12:45h. Por la tarde se sigue el horario habitual de la semana.