Cogiendo la C-536 y antes de Esgos, en Tarreirigo encontramos un desvío a la izquierda señalizado hacia San Pedro de Rocas (capilla excavada en roca). Es el santuario eremítico conservado más antiguo de Galicia. También es posible visitar el Centro de interpretación de la Ribeira Sacra donde se puede hacer un recorrido por el paisaje, historia, vida, oficios y tradiciones de la zona.

Horario: todos los días de 10:30 a 13:45 h. y de 16:30 a 19:45 h. Entrada gratuita.

San Pedro de Rocas

Monumento Histórico-Artístico. Se cree que su origen se remonta al siglo VI. De esta primera época son las tres capillas excavadas en la roca, así como la mesa del altar. Las sepulturas antropomórficas y la casi desaparecida pintura mural del mapamundi son de estilo románico.

Del siglo XVII es la nave que luego se convirtió en iglesia y las dependencias monacales. Destaca la espadaña tallada sobre una enorme roca.

 

 

Continuamos el recorrido por la misma carretera local, pasando por Loña do Monte  y llegando a Luíntra, allí podemos hacer una pequeña parada para contemplar la Iglesia románica de San Martiño de Nogueira y el monumento dedicado al afilador. Continuamos hasta Santo Estevo de Ribas do Sil  antiguo monasterio benedictino originario del siglo VI. Es el más grande de los monasterios de la Ribeira Sacra, reformado para parador nacional.

Horario: abierto todos los días con visita a la iglesia y los claustros.

Santo Estevo de Ribas de Sil
Monumento Histórico-Artístico. Monasterio benedictino fundado por San Martín Dumiense entre 550-555. Fachada barroca del siglo XVIII y tres claustros. El claustro de los Obispos es el más antiguo y comunica directamente con la iglesia, el primer cuerpo es románico, de principios del siglo XII y el segundo cuerpo, del siglo XVI, es todavía gótico aunque reformado posteriormente. El claustro pequeño, renacentista, fue construido por Diego de Isla a partir de 1595; está compuesto por dos cuerpos, formados por arcos de medio punto sobre columnas dóricas. El claustro de la Portería o claustro Grande, también renacentista, tiene tres cuerpos con arcos de medio punto. En el cuerpo intermedio, se encontró empotrado en un muro, un extraordinario retablo o altar románico, ubicado hoy en la iglesia del monasterio.
La iglesia de origen románico posee hermosos retablos renacentistas del siglo XVI.

Por la misma carretera nos dirigimos a Parada do Sil, no sin antes parar en el Mirador de Cabezoas, una de las panorámicas más impresionantes de los Cañones del Sil. También es posible al poco de salir de Santo Estevo, en el pueblo de Loureiro coger el desvío al embarcadero de Santo Estevo donde el catamarán de la Ribeira Sacra hace el itinerario por el río Sil.

www.riosil.com y www.hemisferios.org

Llegados a Parada del Sil, en el inicio del pueblo hay un desvío a la izquierda que lleva al monasterio de Santa Cristina de Ribas do Sil. Iglesia del siglo XII con interesante rosetón románico. Claustro del siglo XVI.

Lunes – Domingo: 11:00 – 14:00 y de 16:00 – 20:00

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil
Existencia probada documentalmente desde el s. IX. La iglesia es una singular muestra del arte románico, es de una nave compartimentada en cinco tramos, con cubierta de madera, siendo de cañón y cascarón las bóvedas del crucero y los tres ábsides. Fachada con arquivoltas de medio punto sobre tres pares de columnas rematadas por capiteles ornamentales, cerrando el tímpano un rosetón de traza románica. Cabe destacar la alta y esbelta torre, formada por cuatro machones con columnas de capiteles bien conservados. Haciendo arco con la fachada, encontramos la entrada al claustro con elementos del s. XVI y otras dependencias del pequeño monasterio. Entorno de extraordinaria belleza con bosque autóctono.

En Parada do Sil,  podemos ver el monumento al barquillero, o coger un camino que nos lleva a los balcones de Madrid,  los miradores sin duda  más conocidos.

Prosiguiendo con el descubrimiento de estos paisajes únicos, una opción a tener en cuenta es la ruta de las Carriozas, sendero sobre la vida rural con paneles informativos (la castaña y su cultivo, la casa gallega tradicional). Otra opción se inclina a favor de la Pasarela del río Mao cuya ruta especialmente diseñada para hacer senderismo discurre por los cañones del río Mao, muy cerca de su desembocadura en el Sil.

Castro Caldelas será la siguiente parada donde destaca su castillo, el cual conserva varias torres, casi todos los lienzos de la muralla, y el patio de Armas. Actualmente, las dependencias del  Castillo o Fortaleza, albergan un interesante y cuidado Museo Etnográfico y de arquitectura popular. Asimismo, también merece una especial mención el D.O. Ribeira Sacra que proviene de la vid que se cultiva formando pequeñas terrazas en las pronunciadas laderas de la Ribeira Sacra y se vendimia exclusivamente a mano.

Horario visita Castillo y Museo Etnográfico: De lunes a domingo de 10.00 a 14.00h. y de 16.00 a 20:00. Entrada: 2 euros. 

Castillo de Castro Caldelas

Declarado Monumento Histórico-Artístico. Arquitectura militar y defensiva. Fortaleza emplazada sobre una altura al pie de la antigua vía romana desde donde se domina toda la villa y se contempla un amplio horizonte. En el siglo XIV Alfonso XI la cedió al Conde de Lemos y sus sucesores realizaron obras de ampliación y reformas. Consta de tres torreones y murallas. En una de las puertas de uno de los torreones se hace alusión a obras de reconstrucción en el s.XVI, aunque se conservan zonas más antiguas como la Torre del Reloj. El amplio patio de armas, flanqueado por cuatro sectores de torres, se halla rodeado por diversas dependencias convertidas en Centro de Interpretación-Museo Etnográfico que encierran objetos ligados a la vida tradicional de la comarca y restos hallados durante las diferentes excavaciones (balas de cañón dardos incendiarios…).

Desde aquí regresamos a Ourense, sin antes parar en el pueblo de Montederramo donde podremos visitar el  Monasterio de Santa María de Montederramo . Fundado en 1124 por Doña Teressa de Portugal. En el documento fundacional se hace la 1ª mención a la Rivoira Sacrata.

Horario de visitas: todos los días de 11:00 a 14:00h y de 16:00 a 20:00. 


Monasterio de Santa María de Montederramo

Monumento Nacional
Fundado por doña Teresa de Portugal, según un documento de 1124, en el lugar de Seoane Vello. Fue primeramente monasterio benedictino bajo la advocación de San Juan y trasladado a su emplazamiento actual, pasó a la Orden del Cister en el siglo XII como monasterio de Santa María, aunque no se puede precisar el momento exacto del cambio.
Posee dos claustros, el llamado de los Medallones, de estilo plateresco y un segundo claustro donde destacan los tímpanos calados y la bóveda de crucería.
La iglesia, cuya fachada barroca se le atribuye a Juan de Herrera, destaca por su grandiosidad. En su interior se conserva el coro con su sillería obra de Alonso Martínez y el altar mayor, barroco, tallado en madera policromada.

Una vez en Montederramo es necesaria la visita al Bidueiral de Montederramo (Lugar de Interés Comunitario). Recibe el nombre en honor al bosque de abedules (Betula Alba) que se extiende por la parte norte de la sierra de San Mamede, dentro de la parriquia de Gabín.

Bidueiral de Montederramo

Sin duda, el «Bidueiral» es un espacio único, una maravilla de la naturaleza que conjuga el singular color blanco de los troncos y la delicadeza de las hojas de los abedules, con la abundancia de acebos, helechos, líquenes y otras especies autóctonas, que van mudando de tonalidades según el paso de las estaciones. Esta explosión de colores en plena naturaleza, es una experiencia única que sobrecoge a todo aquel que visita el «Bidueiral».

Por último visitar la iglesia románica y el monasterio renacentista barroco de Xunqueira de Espadañedo. También es necesaria la visita a la Alfarería de Niñodaguia en la que destaca la gran tradición de los alfareros.

Monasterio de Santa María de Xunqueira de Espadanedo

Fundado en el año 1150 bajo la observancia de San Agustín para posteriormente unirse a la Orden del Cister en el año 1174. La iglesia en su fachada es de corte Neoclásico en su composición, desnuda, de tres cuerpos, el central coronado por un frontón clásico sobre el que se levanta el campanario. La decoración consiste en pináculos piramidales en las acroteras y en las esquinas. En su interior es donde se aprecian en mayor medida las huellas románicas del edificio, con tres naves y tres ábsides de clara composición medieval.
En lo referente a las dependencias monásticas nada queda del convento románico; la obra actual corresponde a los siglos XVI y XVII. De ella conservamos la portada y el zaguán aboveda con casetones, el porche sobre arcos de medio punto, y lo más notable: el claustro, obra del siglo XVII aunque iniciado anteriormente. 

Alfarería de Niñodaguia

El trabajo artesanal de esta tierra, en el que emplearon el barro para ganarse la vida, es algo que ha ido evolucionando en función de las necesidades del mercado. La característica que diferencia esta zona de cualquier otra de España es la arcilla que se emplea, que una vez cocida toma un tono amarillo claro que la hace única.