Por Ourense pasa la Vía Romana llamada Vía Nova o Vía XVIII del itinerario de Antonino, ejemplo claro de la presencia romana en este territorio. Para poder visitarla salimos de Ourense por la carretera C-536. (Por su extensión tomamos la última parte de la ruta por coincidir los otros tramos con trayectos ya mencionados )

Comenzamos nuestro recorrido en Castro Caldelas en ella se encontraron restos romanos, aunque la Vía no pasaba por esta Villa, sino cerca de ella. Lo más sonado de ella es el Castillo, destaca la Torre del Reloj y la torre del homenaje. Además del castillo son de destacar la Iglesia de Santa María del Burgo (renacentista), y el Santuario de la Virgen de los Remedios (neoclásico).

Castro Caldelas
La villa es una atalaya natural sobre la comarca. Su fortaleza medieval y su casco antiguo, Cima da Vila, con estrechas calles y casas blasonadas, algunas asentadas sobre roca, fueron declaradas Conjunto Histórico-Artístico en 1998.

El castillo, construido con fines defensivos en el siglo XIV, es el símbolo de identidad de la comarca y testigo de su historia. Conserva doble muralla con tres torres cuadradas, La Torre del Reloj y la del Homenaje. En el siglo XVI se le añade una construcción que lo convierte en palacio. En 1991 fue cedido por la Casa de Alba al ayuntamiento de Castro Caldelas para destinarlo a fines culturales. Hoy es el centro socio-cultural de la comarca.
Junto al castillo se encuentra el Pazo da Torre, el edificio del Centro Comarcal y un poco más alejada la iglesia renacentista de Santa Isabel, cuyo retablo es una importante muestra del manierismo gallego.
En la plaza principal de la villa, está el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios de estilo neoclásico.
En el valle de Abeleda están los restos del Monasterio de San Paio. Su iglesia de estilo románico es del S.XII, con transformaciones posteriores, que tiene planta de cruz latina, de una sola nave, con tres cuerpos separados por arco de medio punto con motivos decorativos. Una puerta gótica da paso a la abadía.
San Juan de Camba, fue un antiguo Monasterio del S.X. la iglesia de estilo barroco conserva restos de época medieval.
Los miradores naturales de A Pena do Xastre y As Penas de Matacás nos muestran excelentes vistas de la Ribeira Sacra.

En la laderas de la villa, se encuentran grandes extensiones de viñedos de la denominación de Origen Ribeira Sacra.

http://ribeirasacra.org/portada.php

Salimos de Castro Caldelas por la C-536, pasando al lado de Ponte Navea hasta Trives Vello parroquia del Ayuntamiento de Pobra de Trives, registra una altitud máxima de 761 metros. Los restos romanos aquí encontrados hacen suponer que fue una mansión romana.

Ponte Navea
Puente de origen romano, sobre el río Navea, en la vía Nova. Sirve de límite entre las diócesis de Orense y Astorga y de los municipios de Río y Trives.
De un solo arco y con una altura de 15 metros, fue reconstruido en la Edad Media, aunque los restos de su fábrica romana, bien conservados son perfectamente visibles. Este puente fue declarado monumento histórico-artístico.
Se encuentra a la altura del km 64 de la carretera C-536 viniendo desde Orense, situado en una pequeña aldea a la que se llega por un sendero de aproximadamente 800m.

Trives Vello

En este lugar, a dos kilómetros del centro urbano de Trives, sitúan diversos autores la mansión Romana de Nemetóbriga. Se encuentran abundantes restos arqueológicos formando parte de los muros y paredes de viviendas.
En el campo de la fiesta, se levanta un elegante cruceiro sobre un plinto escalonado.

 

 

 

Continuando por la misma carretera comarcal encontramos  con Ponte Cabalar Ponte Bibei , fue una de las obras más importantes de la calzada romana.

Ponte Bibei

Monumento Histórico –  Artístico Nacional.

Construido en la época del emperador Trajano entre los años 114-119 d.C. Consta de tres arcos asentados sobre potentes pilares.

Los materiales utilizados son sillares de granito almohadillados de un color rojizo debido a la gran cantidad de hierro que contienen. Tiene una longitud de 75m y su altura es de 22,5m.

Puente íntegramente romano, situado en el fondo de un cañón por el que discurre el río Bibei. Éste es de gran solidez pues ha pervivido a lo largo de los siglos. Construido para el paso de la Vía Nova, en un emplazamiento cuidadosamente elegido, ya que salva el río en un punto aguas abajo de la confluencia de los afluentes. A pesar de servir de paso para dicha Vía y de ser utilizado en la Edad Media y más tarde por el Camino Real a Castilla, en la actualidad aún sigue soportando el pesado tráfico con su fábrica romana en perfecto estado de conservación.

Es indudable uno de los mejores puentes romanos de la península y calificado por algunos, como “verdadero puente de Alcántara en pequeño”.

En sus inmediaciones podemos contemplar un miliario de Tito y Domiciano del año 80 d.C. y, junto a éste, una piedra honorífica dedicada al emperador Trajano. También son perfectamente reconocibles restos de la calzada romana.

Ponte Cabalar

 Situado sobre el río Cabalar en el recorrido de la Vía Nova. De origen Romano, fue reconstruido en el año 1832, aunque prácticamente nada de su fábrica romana llegó a nuestros días. La Vía Romana se conserva en buen estado.

 

Siguiendo este hermoso recorrido nos metemos en la carretera C-536 por los impresionantes “Codos do Larouco”, verdadera obra de ingeniería romana de la Vía XVIII,  hasta A Rúa. La historia de la Rúa está ligada a Roma; en ella se fundó la mansión Foro Cigurrurum, cerca del puente que cruzaba el Sil (Puente de la Cigarrosa). De esta época se encontraron numerosos restos.

 

Puente de la Cigarrosa

Atraviesa el río Sil entre A Rúa y Petín, en el lugar donde se supone estuvo la mansión de Forum Cigarrorum, donde se han hallado, al excavar, una piscina de baños y hermosos mosaicos. El puente consta de cinco arcos de diferentes medidas y profundamente modificados en épocas medievales y modernas. Conserva los sillares de los pilares de época romana.

Muy cerca de A Rúa, Vilamartín de Valdeorras, tierra de pazos. Nos desviamos a Córgomo y Valdegodos para ver las explotaciones auríferas al aire libre.

Vilamartín de Valdeorras

Los romanos iniciaron la explotación minera de los auríferos del Sil. Aún hay restos de las explotaciones al aire libre en Córgomo y Valdegodos. Te impresionarán los petroglifos en Valdegodos. El Ayuntamiento se caracteriza por la abundancia de magníficos Pazos, quizás el más llamativo es el Pazo de Arnado o Castillo de Torre Penela con sus dos torres almenadas.

Por la misma comarcal podemos continuar hasta el Barco de Valdeorras, tierra de afamado vino(D.O. Valdeorras) y capital de la bisbarra, en la que también dejaron huella los romanos. Podemos visitar O Castro y el Monasterio de Xagoaza. Es visita obligada el Paseo de O Malecón, con una agradable área recreativa a las orillas del Sil.

http://www.dovaldeorras.tv/

Torre do Castro
En O Castro, topónimo que denota origen prerrománico, se edifico esta fortaleza que ya en el siglo XII era importante punto de vigía del camino de entrada a Galicia. Fue dominio de los condes de Lemos y posteriormente del marqués de Vilafranca. En el siglo XV el señorío de la fortaleza pasó a manos del conde de Ribadavia. En el XVII fue importante en las guerras con Portugal. En el XVIII comenzó su decadencia y desmoronamiento y en la actualidad se conserva una torre y restos desperdigados. Fue además el origen de O Barco, que se fue organizando al bajar la población al pie de la barca que comunicaba con Viloira y en torno a la vía romana.

 

Monasterio de San Miguel de Xagoaza

Se conservan restos de la “casa do mosteiro” que, con la iglesia parroquial, perteneció a la Orden de San Juan de Jerusalén, como priorato que dependía de la encomienda de Queiroga en la vecina provincia luguesa. La iglesia tiene una sencilla fachada con doble portada en cuyas claves se ven las armas de la orden militar. Se cubre con sencilla espadaña. La cabecera conserva el románico ábside semicircular.

Terminamos el recorrido en Rubiá, para ver restos de la calzada en Oulego, por la OU-622, ya a la salida de la Vía Nova de la provincia.

En la OU-120, el pueblo de Covas, donde es posible realizar espeleología gracias  a que su terreno calizo contribuye a la formación de grutas o «palas». En el ayuntamiento se encuentra el Parque Natural Enciña do Lastra y por otro lado en el concello de Carballeda de Valdeorras se encuentra el Teixedal de Casaio.

Parque Natural Serra de Enciña da Lastra

 Este espacio en el límite con la provincia de León, es el Parque Natural de más reciente creación, siendo declarado a comienzos del año 2002.

En tiempos una enciña («encina») de grandes dimensiones servía de guía a los viajeros en esta tierra de paso situada en el corazón de la Gallaecia romana. Hoy sólo queda en el topónimo, pero la vegetación sigue siendo de tipo mediterráneo: alcornoques, encinas, rebolos, almendros y olivos.

 No sólo por eso las sierras de Rubiá presentan características únicas dentro del panorama natural de la comunidad. Frente al granito que predomina en los suelos de Galicia y frente a la pizarra de la comarca de Valdeorras, aquí el terreno se hace calizo. La menor dureza ha permitido la formación de grutas naturales que reciben el nombre de «palas». Existen unas veinte cuevas en todo este territorio, meta de los espeleólogos que han levantado planos de galerías de hasta cien metros de longitud. En el exterior impresionan las formas del desfiladero del Val do Inferno, los Penedos de Oulego o las paredes cortadas a cuchillo por las que discurre el Sil en el estrecho de Covas.

 De la riqueza de estas tierras tomaron buena cuenta los romanos, que no escatimaron esfuerzos para enriquecer el imperio con el oro del Sil. De buscadoras de pepitas, así en femenino, pueden contarnos en Rubiá la historia de las aureanas do Sil que mantuvieron la actividad de cribar el río hasta hace pocas décadas.

 Hablando de cuevas y grutas no se puede dejar de citar sus habitantes: los murciélagos. Estos enclaves acogen una de las colonias más importantes de España. Así mismo, se halla la mayor concentración de aves nidificantes de Galicia. En especial, rapaces con mención a la única pareja de buitre blanco.
FLORA: Encinas de carácter calcáreo (Quercus ilex y Q. rotundifolia) con flora asociada desconocida en el resto de la comunidad. Representación de sauces mediterráneos y campos de tomillo silvestre. Endemismos florales propios de suelos calizos.

 FAUNA: Confirmadas hasta nueve especies de murciélagos y cinco más con presencia posible. Población de reptiles con escasa presencia en Galicia. Aves de rapiña como Aquila real (Aquila chrysaetos), halcón peregrino (Falco peregrinus) y alimoche común (Neophron percnopterus).

Teixedal de Casaio

Una joya escondida entre las montañas más altas de Galicia. Al pie de Trevinca con sus 2.000 metros de altitud, y en la cabecera de un estrecho valle fluvial se esconde este pequeño bosque con  unos 300 pies de tejo (Taxus baccata). Se trata del mejor representante de este tipo de bosque en toda la Península, rodeado de pequeñas manchas de bosques de rebollo (Quercus pyrenaica).

Su interior es sombrío, como corresponde a una especie de hoja perenne y tóxica, cruzado por el río que apenas es un regato. No aprecias su realidad hasta que te metes dentro y te mueves entre los troncos. Entonces es cuando te envuelve la magia y la sensación de estar en un lugar privilegiado, un pequeño retazo de naturaleza de esos que apenas quedan.