Salimos de Ourense en dirección a Ribadavia por la autovía A-52 desde esta nos desviamos a Ribadavia, capital de la más antigua y famosa zona vitivinícola de Galicia, el Ribeiro. Antes de llegar al Ribeiro existe la opción de coger la salida dirección Pontevedra hacia Santa Cruz de Arrabaldo para visitar la estación Santa Cruz de Arrabaldo-INORDE. Esta antigua estación de tren rehabilitada se encuentra en un lugar privilegiado a orillas del río Miño. Su recuperación ha permitido la creación de dos interesantes museos – centros de interpretación: por un lado alberga el Museo del Traje (Museo do Traxe), que muestra el vestuario tradicional gallego de las diferentes clases sociales, por el otro lado el Museo Automovilístico.

Al estar en el Ribeiro, capital del vino de Galicia, sería interesante acordar una guía por alguna de las bodegas de esta denominación.

http://rutadelvinoribeiro.com/

Denominacion de origen Ribeiro

Ya en el siglo XVI este vino es el más exportado de la península. Cervantes lo cita como uno de los mejores de Europa y Alonso Herrera describe los Ribeiros como “mejores que otro blanco ninguno, guardándose por mucho tiempo es muy claro, oloroso y suave”.
Esta fama histórica tiene su explicación en las particularidades de un medio natural en el que la vid encuentra las condiciones óptimas para expresar todo su potencial y, también, en el esfuerzo, la experiencia y el saber de los orensanos a la hora de seleccionar variedades y elaborar vinos. 

En Ribadavia el primer paso es acercarse a la oficina de turismo para obtener información  o utilizar el servicio de  audioguías que ofrecen.

Lunes a viernes: 09:30 a 15:30. Sábados: 10:00 a 14:30 y de 16:00 a 19:00. Domingos: 10:30 a 14:30. Festivos y Semana Santa: de 10:00 a 14:00 y de 16:00 a 20.00.

Destaca su conjunto histórico (B.I.C.) con bellos edificios que evocan un pasado glorioso, destacando un sinfín de iglesias románicas, góticas y barrocas, los conventos de Santo Domingo y San Francisco, su fortaleza (feudo de los Sarmiento) y sus murallas.

Iglesia de la Magdalena(siglo XVIII)

Conocida antes como parroquia de San Xés, su origen está fechado en el siglo XII, cuando se encontraba en el interior del castillo. El edificio actual se puede fechar en el siglo XVIII, con fachada barroca. En 1492, la iglesia de San Xés se traslado al Barrio Judío para dar culto a los judíos conversos, pasando a llamarse desde entonces templo de la Magdalena.

 

 

Iglesia de Nuestra Señora del Portal (siglos XVII-XIX)

Singular obra del s.XVII-XVIII dedicada a la Patrona de Ribadavia y del Ribeiro (en el s. XVI se ubicaba en el mismo lugar la ermita de Sta.María de Valparaíso). En el interior del templo destaca la bóveda y el bello retablo barroco. La fachada de la iglesia se construyó en el año 1875 (neoclásico).

 

 

 

Iglesia de San Juan (siglo XII)

De estilo románico, dicha parroquia perteneció a los caballeros de la Orden Militar y Hospitalaria de San Juan de Jerusalén. Este templo destaca por la rica y variada decoración románica presente en canecillos, ventanas y puertas.

 

 

Iglesia de Santiago

Este magnífico ejemplar del románico popular gallego-final del siglo XII- de torre barroca, fue la parroquia más antigua de Ribadavia. Destaca todo el edificio por la riqueza decorativa y artística que posee.

Iglesia y convento de Santo Domingo (siglos XIII-XIV)

Declarado monumento nacional, fue el segundo de los conventos dominicos establecidos en Galicia. La iglesia de planta basilical constituye uno de los mejores ejemplares del gótico mendicante en Galicia, posee una buena colección de capiteles historiados con motivos vegetales, animales y geométricos, así como bellas muestras del arte sepulcral de los s.XIII al XVI, y varios retablos e imágenes de los siglos XV al XVIII. En cuanto al convento, fue objeto de importantes reformas a lo largo de los siglos.

 

 

Iglesia y convento de San Francisco (siglo XVII)

Este conjunto de estilo barroco pertenece a la orden de los franciscanos, cuya presencia en la villa se remonta al siglo XIV. La construcción del templo conventual (fundado bajo al advocación de San Antonio) fue finalizada en el año 1610.

Castillo de los Condes de Ribadavia (siglos IX-XV)

Debió de ser una de las mayores fortalezas medievales de Galicia, fue construido en la segunda mitad del siglo XV al instituirse e Condado de Ribadavia. Sobre su puerta de entrada están los escudos de los Sarmiento y Fajardo. En el interior se pueden ver enterramientos antropoides escavados en roca viva de s.IX, así como u sepulcro del s. XII únicos testimonios de la capilla de San Xes que se hallaba allí situada. Se puede también observar los restos de la lareira, varias ventanas y puertas, jardines y depósito de agua. El castillo se abandonó sobre el s. XVII cuando se construye el Pazo Condal en la Plaza Mayor.

La muralla (siglos XIV-XV)

Según algunos autores la muralla protegía a la villa ya en siglo XII, ampliándose en los siglos XIV y XV. Su demolición en cambio, se inició en 1832 y a causa de dificultades económicas nunca se finalizó en su totalidad. Actualmente la muralla, en ciertos sitios, alcanza los cinco metros de altura, conservándose 3 de las cinco puertas primitivas.

1 – La Porta da Cerca (Oeste), protegida por cubos de más de tres metros de diámetro. En la calle Progreso.
2 – La Porta Nova o Porta de Celanova (Sur). Con salida al río Miño.
3 – La Porta Falsa o Postigo (Sureste). Con salida al molino.

Una vez situados en la Praza Maior podemos ver el Ayuntamiento y el Pazo de los Condes de Ribadavia que actualmente alberga la oficina de Turismo, desde donde se puede acceder al Museo Sefarad.

Una parada obligatoria es la Tahona de la Herminia para degustar los Dulces Hebreos. Por otro lado el Museo Etnológico de exposiciones temporales centradas en el mundo textil y el atuendo; la imagen y la fotografía manejadas desde una perspectiva fotoetnográfica; la música popular y otras cuestiones ligadas a la cultura rural de la provincia de Ourense.

Horario: Invierno de 1 de octubre a 30 de abril): Martes a viernes de 10 a 20 h. Sábados y domingos de 11 a 14:30 h. Lunes y festivos: cerrado Verano (de 1 de junio a 30 de septiembre). Martes a viernes de 10 a 21 h. Sábados y domingos de 11 a 14:30 h. Lunes y festivos: cerrado. Tarifa: Entrada gratuita.

A 1 km., también merece especial atención la capilla prerrománica de San Xés de Francelos.

 

Iglesia de SAn Xes de Francelos(siglo IX)

Monumento Histórico Artístico de carácter popular reformado en el siglo XVIII, pero con elementos constructivos reaprovechados de la primitiva edificación monástica prerrománica, cuya existencia está documentada en los siglos IX-X.

La fachada es lo más destacado, posee un gran valor histórico-artístico por la calidad de sus elementos, basados en la tradición artística asturiana y en el mundo tardo romano, con influencias mozárabes.

 

 

 

Después de un paseo  se recomienda probar los vinos de la D.O. del Ribeiro, sus famosas rosquillas, almendrados y melindres y los originales dulces hebreos del barrio judío.

El barrio judio(siglo XII-XVI)

Según la tradición los primeros judíos se instalaron en Ribadavia en el siglo XI, cuando el el rey Don García escogió Ribadavia como capital del Reino de Galicia en el año 1063. Muchos judíos se encontraron encargados de la gestión de los asuntos financieros del Reino y posteriormente del señorío y condado de Ribadavia. Cuando los Reyes católicos promulgaron la orden de expulsión de los judíos en 1492, unos se marcharon pero muchos se convirtieron. Ambas comunidades (judía y católica) contribuyeron de forma decisiva a la prosperidad económica de la región (sobre todo entre los siglos XIV y XVI). Los judíos se especializaron en el comercio del vino y en la administración de bienes y rentas. En La villa de Ribadavia, la comunidad judía vivía en el área situada entre la Porta Nova de la muralla y la plaza de la Magdalena.

Terminada la visita podemos acercarnos a Arnoia, conocer su Villa Termal enclavada en un paraje natural de gran belleza.

En esta ruta siempre existe la posibilidad de acercarnos a uno de los balnearios o zonas termales del Ribeiro en el que se pueden encontrar los balnearios de Laias y Cortegada y la zonas termales de Prexigueiro y las termas de Barbantes. En Carballiño el Gran Balbeario de Carballiño y Partovia.

Si el viaje se realiza en verano o con calor existen interesantes zonas de baño como las Pozas de Melón de las cuales no puedes perderte sus impresionantes cascadas y el Parque Náutico de Castrelo de Miño para realizar actividades náuticas.

Volviendo a Ribadavia, desviándonos por la Ctra. N-120 hacia Meló, destaca el monasterio cisterciense de Santa María de Melón, del que merece especial atención  por su belleza la iglesia románica.

Monasterio de Santa María de Melón 

Monumento Histórico Artístico Cisterciense fundado en 1142. Se conservan algunas dependencias del claustro y la cabecera de la iglesia románica, dentro se puede apreciar una planta de crucero, en la que se abren dos capillas absidales y una girola con columnas exentas de gran valor artístico.

Estuvo habitado hasta 1835, cuando se produjo la Desamortización.

También son interesantes algunas manifestaciones de arquitectura popular, tales como los “Cruceiros” y los hórreos de Quins, el “peto de ánimas” y las cruces de Codesás, los curiosos “cabaceiros”.

De nuevo en Ribadavia, salimos por la  Ctra. OU-210 en dirección a Carballiño.

Esta ruta sigue el curso del río Avia, con desvíos a pintorescas aldeas vinícolas tradicionales, hermosos conjuntos medievales rodeados de viñedos en terrazas, destacan algunos como Beade y Berán.

 

Iglesia de Santa María de Beade y Viacrucis

Interesante iglesia parroquial construida en diferentes épocas. Perteneció a los sanjuanistas que la fundaron para el cumplimiento de los fines de la Orden de Malta. Iglesia del s.XVI construida sobre restos de una edificación románica (visibles en el ábside) Fachada de estilo barroco con esbelto campanario, ante ella se levanta un crucero.

Próximo a la iglesia parroquial de Santa María, al otro lado de la arboleda se halla la ermita de San Roque que centra este vía crucis conocido por los dibujos de Castelao, considerado el máximo exponente de la literatura gallega. Consiste en un grupo de 14 cruceiros de distintas características y distribuidos de forma desordenada. Dentro del conjunto destaca la representación del Calvario.

Llegamos a  Leiro, villa atractiva y turística con paseos fluviales y parques, destacan sus cuatro puentes y el núcleo vinícola de Barzamedelle con el puente gótico de San Clodio.

Frente a Leiro se encuentra el Monasterio de San Clodio, hoy convertido en el primer hotel monumento de Galicia.

Conviene acercarse a visitar la antigua aldea vitícola de Pazos de Arenteiro te recomendamos hacer la ruta de senderismo.

 

Pazos de Arenteiro

En Pazos de Arenteiro enraizó profundamente la nobleza del vino. Hidalguía concentrada en gran número de casas grandes: Casa de Arriba, Casa de O Mato, Casa do Ouro, Pazo de Cervela, Pazo de Feixóo, Pazo do Currelo, Pazo dos Tizón,el Pazo da Encomenda y Pazo de Laxas. En el centro, la Igrexa Parroquial de San Salvador vinculada a los caballeros de la Orden Militar de Malta.

 

 

 

Volvemos a Leiro para seguir ruta en dirección a Carballiño. De camino podemos coger un desvío a la altura de la aldea de Partovia para dirigirnos al Parque Arqueológico de la Cultura Castreña de San Cibrao, uno de los yacimientos castrexos más grandes de Galicia. Yacimiento romanizado, de la etapa final de la cultura castreña, destacable por su gran extensión. El parque destaca por su Centro de Interpretación que cuenta con gran material audiovisual y actividades multimedia, además de un bar para las visitas.

Horarios: temporada baja: del 1 de noviembre al 28 de febrero, de 10:00 a 15:00 horas, de martes a domingo. del 1 de septiembre al 31 de octubre y del 1 de marzo al 30 de mayo, de 10:00 a 18:00, de martes a domingo. El horario de la taquilla termina 1 hora antes del cierre del Parque.

Temporada alta: de 1 de julio a 31 de agosto, de 10:00 a 20:00 horas, de martes a domingo. El horario de la taquilla termina 1 hora antes del cierre del Parque. Días de cierre: el Centro de Interpretación cierra todos los lunes.

 

Castro de San Cibrao de Las

La ciudad de San Cibrán de Las es un yacimiento que, por su configuración formal y monumental, constituye un verdadero arquetipo de los castros de la etapa final de la cultura castrexa, coincidente con la romanización del noroeste peninsular.

Pero también resulta importante por su propia grandiosidad y por la ventaja de conocer su nombre antiguo: LANSBRICAE, que aparece en una de las tres inscripciones aparecidas hasta el momento.

El castro, uno de los de mayor superficie de Galicia, está constituido por dos recintos amurallados, dispuestos de manera casi concéntrica y ligeramente alargados en sentido norte-sur.

Carballiño es una bulliciosa villa de gran tradición termal, llama la atención el magnífico Templo de la Veracruz (Antonio Palacios).

Templo de la Veracruz

Diseñada por el famoso arquitecto Antonio Palacios, esta iglesia, conocida por los vecinos como «iglesia nueva,» comienza su construcción en los años 40. Se caracteriza por una mezcla de estilos arquitectónicos y escultóricos. En el exterior destaca la amplia torre que oculta el cimborrio, bajo el que se sitúa el espacio más definitorio para el arquitecto: la rotonda del crucero, de amplias dimensiones. En el año 1957 se terminan las obras.

Destacan también el Gran Balneario y el Parque etnográfico de Arenteiro. Entorno a la villa se encuentran las aldeas vitícolas de Banga, Moldes o Cabanelas, con importantes iglesias románicas.

Después de visitar Carballiño, es de especial atractivo el Monasterio de Santa María de Oseira (15 Km. De Carballiño), situado en Cea, localidad famosa por su pan y sus hornos tradicionales. El Monasterio de Oseira, es una joya arquitectónica escondida en un bello paraje natural.

 

Santa María de Oseira

Monumento Nacional

Situado al pie de la Serra Martiñá, tiene sus origenes en los monjes venidos de Claraval. Ya antes había un monasterio fundado por unos pocos eremitas. En 1141 decidieron seguir la Regla Cisterciense.

De gran importancia y poderío, fue el monasterio más representativo del Cister en Galicia. Sus dominios alcanzaban Marín y A Lanzada en Pontevedra y Chantada en Lugo. Recibe su nombre de la antigua abundancia de osos que poblaban la zona.

El monasterio, que se conoce con el sobrenombre de «El Escorial gallego», comenzó a construirse durante la segunda mitad del siglo XII. La salida de los monjes en 1835 y su regreso en 1929 son los dos momentos históricos más relevantes para el monasterio. La iglesia, con elementos góticos y barrocos, es la parte más importante de este conjunto monumental. La aportación renacentista se aprecia en la sacristía, en la Escalera de los Obispos y en el patio de los Pináculos. De estilo barroco son los patios de los Caballeros y Medallones; así como la Gran Escalera de Honor.

Destaca también la biblioteca artística, de gran valor documental junto con la Sala de las Palmeras obra del siglo XV es un espacio abovedado por complicadas bóvedas estrelladas, cuyos nervios arrancan de imaginativas columnas estriadas.

En 1989, la Unión Europea concede el premio «Europa Nostra» a los monjes, tras llevar a cabo ellos mismos la restauración del edificio.

Visitas de lunes a domingo a las 10:00, 11:00, 12:00 15:30, 16:30, 17:30 y 18:30 h. Los domingos y festivos, por la mañana sólo hay pase turístico después de la misa monástica, aproximadamente a las 12:45h. Por la tarde se sigue el horario habitual de la semana.

Una vez finalizada la visita volvemos a Cea, y desde aquí se toma la crta, N-525 que conduce a Ourense. A pocos Km. Existe un desvío a mano izquierda que lleva al Pazo de Vilamarín.

 

Pazo de Vilamarín

Fue construido en el siglo XV como fortaleza y varias veces asolado. La planta no se ajusta a los patrones comunes: se aproxima a un hexágono estirado. En cinco de sus ángulos sobresalen torres de defensa, tres de ellas de sección circular, una semicircular y dos cuadradas. Dos chimeneas, una de ellas de reconstrucción reciente. Hay un artístico reloj de sol en forma de ostensorio. A ambos lados del portalón presenta dos escudos. Como edificios secundarios, destacan dos hórreos con cámara de madera y una capilla independiente de la casa.

Finalizamos nuestro recorrido en Ourense.