Fondo
     

Entroidos de Ourense: As Teixugueiras (Cartelle)

23-Febrero-2017 - 08:53:07 

La historia del Meco
Según el Documento escrito el día 25 de mayo del año de 1733 y archivado y devuelto de Madrid el día 10 de marzo del año de 1859, firmado y rubricado en la época de Felipe V, con la demarcación estipulada en el arriba mencionado documento, con el siguiente epígrafe: “todos los vasallos y colonos de dicho lugar están obligados a pagar una renta por el mes de agosto o septiembre mientras duren las vidas de los Tres Señores Reyes a partir de el muy Católico Rey y Señor Felipe V, que consiste en veinticinco ferrados de trigo, veintiuno de centeno y además de ello un carro de paja triga y un carnero o cinco reales de vellón y medio por ello, y también para el mantenimiento de la casa de los representantes de él Mayorazgo, catorce reales de vellón y una gallina o por ella dos reales de vellón, todo ello en cada un año, dicho fruto limpio de polvo y paja y toda mala semilla”. Leer

Años después de la vida de los Tres Reyes, cuenta la tradición oral que un hombre venía a cobrar la  renta y al ser muy abusiva para los tiempos que corrían, la gente del pueblo se aburrió y se sublevó. Todo el mundo se negó a pagarle la renta a dicho representante foráneo del Mayorazgo y al ponerse este terco y desafiante le dieron una paliza de muerte, luego le montaron en un carro de madera, tras golpearle y darle una tunda grande, le llevaron en el carro por el recorrido que hace hoy en día “O carro do Meco”. Después de dejarlo abandonado en el monte “O Outeiro do Meco”, parte de la gente del pueblo quería traerlo y otra parte no quería. Finalmente lo trajeron del mismo modo que lo llevaron, es decir, dándole golpes y insultándolo, es entonces cuando surge “A turra da corda” donde la gente se revoluciona a tirar de ella, unos para un lado y los otros para el otro; los del carro no quieren dejarle subir y la otra mitad quieren subirlo a la carretera. Una vez que sube a la carretera llega la tranquilidad y los más jóvenes y los niños llevan O Meco en el carro y lo echan a la “Poza da Fonte”. Cuando llega el atardecer O Meco, deshecho por los golpes y caídas, es subido la Plaza del Pueblo “diante da capela” en el carro destrozado, se lee el “seu testamento”, que consiste en nombrar las cosas más exageradas que hace la gente en el pueblo durante todo el año y finaliza quemándolo en la hoguera.
 
Todos los años se hace el mismo recorrido y cada año se celebra “O día do Meco” el martes de Carnaval.
Compartir en Twitter