Fondo
     

Conjunto arqueológico de Aquis Querquennis en Bande

18-Noviembre-2013 - 13:13:21 

El Ayuntamiento de Bande, integrado en la antigua región romana de Lusitania, que a finales del sigo III pasó a ser "Provincia Gallaeciae"- se situaba a medio camino de la antigua vía XVIII de Antonio o Vía Nova (por ser una de las construcciones más recientes de la Gallaeciae de finales de s. I d.C) que unía Braga con Astorga (centros importantes desde el punto de vista socioeconómico dentro del noroeste peninsular). Esta calzada, que remontaba la margen derecha del Limia y después lo atravesaba por Ponte Pedriña, fue cubierta por las aguas del embalse de As Conchas en 1949. Situado al lado de esta vía encontramos el conjunto arqueológico de Aquis Querquennis compuesto por un campamento militar, una mansión viaria y aguas termales. Leer

El campamento romano de una cohorte de la legión séptima gémina fue uno de los epicentros militares desde los que se activó la construcción de esta ruta. Hasta la fecha, van excavados y consolidados, total o parcialmente, unos 2000m. de muralla, con sus torres sucesivas y alternantes, así como dos importantes entradas, la puerta principalis sinistra y la puerta decumana, aparte de un pequeño sector del foso; tres barracones de la tropa, con sus contubernia, para los que ochenta soldados de cada centuria, la morada de los mandos respectivos y el correspondiente patio o impluvium dotado de cisterna en su punto medio; el hospital, con sus múltiples dependencias ordenadas en torno a un patio central, y dos horrea. En los últimos tiempos se exhumó el edificio medular del campamento, se trata de los principa o cuartel general.
De la mansión viaria, o lo que es lo mismo, un pequeño hospedaje o puesta de descanso para los viajeros que recorrían la vía, se excavó lo que parece un edificio hostelero con su gran partio cubierto, poseyendo un horno panificador en una de las esquinas; el sector destinado a los aposentos es la cocina y el patio cercano exterior provisto del correspondiente pozo para abeberar las bestias de carga.
Unas generosas aguas termales, con multitud de manantiales, que ya en la época romana dieron nombre a esta mansión,brotna impetuosas en medio de los restos de un establecimiento termal o balneario ya explotado desde el mundo romano. Estes manantiales de agua caliente son utilizados por los vecinos de poblaciones próximas, los cuales le atribuyen propiedades indicadas para el reumatismo y enfermedades de la piel.
Compartir en Twitter